> Blog y Noticias > Blog > Familia: nuestro gran tesoro
Familia: nuestro gran tesoro
La familia es el primer grupo al que pertenecemos; son nuestros primeros maestros, aquellas personas que nos aman aún antes de conocernos y a los que amamos incondicionalmente aun conociendo todos sus defectos. 
Somos el reflejo de nuestros padres, abuelos, hermanos, pareja e hijos. Ser familia va mucho más allá de compartir la genética: implica compartir la vida, el amor, las alegrías, tristezas y frustraciones.

Pero el mundo cada vez está más individualizado y le hemos restado importancia al amor, convirtiéndonos día tras día en seres solitarios y poco interesados en fortalecer nuestras raíces. Es por ello que hoy invitamos a la reflexión para analizar nuestra vida en relación a este aspecto.

¿Realmente estamos viviendo en un hogar o simplemente estamos compartiendo una casa?

Recordemos que cualquier aspecto material (dinero, tecnología, bienes y/o propiedades) es recuperable, sin embargo, el tiempo que compartimos con los que amamos no vuelve, debemos valorar y atesorar cada instante que la vida nos permite disfrutar con ellos y crear hábitos que ayuden a fortalecer los lazos existentes, el respeto, la lealtad y la confianza que debe abrazar todos y cada uno de los hogares.

Alex Haley dijo: “En todas las maneras concebibles, la familia es un vínculo con nuestro pasado y nuestro puente hacia el futuro.” Es decir, es la fuente que nos recuerda quienes somos, de dónde venimos y para dónde vamos, aquello que nos impulsa a construir el futuro que queremos tener y el camino que queremos recorrer en adelante, recordándonos todos los días fortalecernos como núcleo en la tolerancia, la comunicación, la comprensión, la paciencia y sobre todo el perdón.

Entonces, vivamos la experiencia de encontrarnos con nosotros mismos a través de nuestra historia familiar. Es momento de repartir abrazos, besos, mimos y cuidados envueltos en dulzura cariño y complicidad, es momento de perdonar y de pedir perdón, es momento de agradecer la fortuna de tener en nuestras vidas ese valioso tesoro.

 
Mónica Isabel Cantor Silva
PSICÓLOGA DE APOYO AL DUELO